lunes, 5 de octubre de 2009

Canto a la Lluvia




CANTO A LA LLUVIA

Eres cual finas cintas hechas plata
arrojadas por Dioses desde el cielo,
un regalo de suave terciopelo,
a la inmensa llanura timorata.

De los montes tú eres dulce anhelo,
de las flores del campo, regocijo.
El vivir, cuando abundas, es prolijo,
mas si faltas los seres sufren duelo.

Cual madre que le canta alegre al hijo,
eres música suave en mi ventana,
pues me acunas de noche y de mañana
y me obligas que busque más cobijo.
Eres, al tiempo, gozo y crucifijo,
ya que el trueno proclama tu llegada
(cual guerreros luchando con espada)
y el fugaz arco iris, tu partida.
¡Esperanza magnífica de vida;
de la muerte provocas la risada!

Antonio Pinedo ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada